12 preguntas para el Subsecretario Adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, Frank Mora

 
13 enero, 2010
Dr. Frank Mora

El Subsecretario de Defensa Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Frank Mora, ha ocupado su cargo actual solo por ocho meses, pero se ha embarcado en una serie de iniciativas que muestran claramente el deseo de la Administración Obama de "restablecer, restablecer y restablecer" las relaciones en el región. Sus amigos dicen que el enfoque de DASD Mora también refleja su propia carrera anterior como académico, más recientemente como profesor de estrategia de seguridad nacional en el Colegio Nacional de Guerra, donde impartió cursos sobre estrategia, seguridad global y asuntos de defensa y seguridad en América Latina y el Caribe. El 5 de enero, Mora se sentó con Martin Edwin Andersen, jefe de comunicaciones estratégicas del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa (CHDS) y profesor asistente de asuntos de seguridad nacional, para un control acimutal del progreso hasta el momento. Aquí hay una parte de lo que el Dr. Mora tuvo que decir.

Nota: esta entrevista fue dada en inglés. El texto que sigue es una traducción.

*     *     *

MEA: ¿Cómo crees que las relaciones entre Estados Unidos y América Latina van un año después de la administración del presidente Obama?

Frank Mora: Creo que los medios tienden a enfocarse en lo que está yendo mal y quizás sea porque muchas de las interacciones e iniciativas positivas que se están logrando están volando por debajo del radar, a veces con países individuales a nivel bilateral. Por ejemplo, el Departamento de Defensa se ha reunido en grupos de trabajo bilaterales con países como Argentina, Brasil, Chile y Perú en el último año, y haremos lo mismo con El Salvador y Colombia en el futuro cercano. La Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe que el Presidente Obama anunció en Trinidad y Tobago es otro ejemplo. Aunque es posible que no vea mucho al respecto en la prensa, probablemente porque se implementará formalmente más adelante este año, ha habido una extensa planificación y participación entre todos los actores relevantes para lograr que esta iniciativa conjunta y verdaderamente multilateral sea adecuada. Y ese es un desarrollo muy alentador. Además, el Presidente estableció claramente un enfoque diferente y un nuevo tono, el tono correcto, para nuestras relaciones en la región en la Cumbre de las Américas. Subrayó la importancia de extender la mano, la importancia del multilateralismo, de usar las instituciones como vehículos colectivos para abordar problemas transnacionales muy complejos. Esto es de suma importancia porque proporciona el marco, establece el contexto, para todo lo que trataremos de lograr con respecto a las relaciones de los Estados Unidos en el Hemisferio. Por lo tanto, a pesar de la retórica de algunos en la región, creo que ha habido una profundización de las relaciones basada en el enfoque del Presidente y las directrices que ha proporcionado desde entonces. Tenemos que recordar que la construcción de relaciones lleva tiempo, no sucede de la noche a la mañana. Soy optimista para 2010, espero que haya una serie de visitas, iniciativas y compromisos en la región que clarifiquen y profundicen lo que ya hemos logrado durante el primer año de la administración Obama.

MEA: ¿Cuáles son las prioridades de su oficina, cuáles son las cosas que son más importantes para usted?

Frank Mora: Una de las cosas que hice cuando llegué fue proporcionar a la oficina mis propias 10 prioridades estratégicas. No puedo entrar en cada uno de ellos, pero puedo nombrar algunos. Una prioridad es continuar ampliando la calidad y la solidez de los grupos de trabajo bilaterales existentes, muchos de los cuales ya mencioné. Estos grupos de trabajo son cruciales porque proporcionan un gran foro para fomentar la cooperación y están en línea con el tipo de alcance que estamos buscando en la Administración. Otra prioridad es el grado en que los ministerios de defensa y militares de los EEUU y México trabajan juntos en una amplia gama de cuestiones y me siento muy confiado y contento de que en los ocho meses que hemos estado aquí continuemos avanzando en eso. Finalmente, estoy muy satisfecho con el progreso que hemos logrado en la ampliación de nuestras relaciones con Canadá para trabajar más estrechamente en temas hemisféricos mutuamente beneficiosos.

MEA: ¿Algún otro ejemplo específico?

Frank Mora: Claro. Acabamos de tener una defensa bilateral con Brasil, que, por supuesto, es tan importante en la región. Esto es particularmente significativo porque solo recientemente hemos establecido la continuidad de nuestras conversaciones bilaterales. Después de un lapso de seis años, el grupo de trabajo volvió a reunirse en 2008 en Brasilia, este año se celebró en Washington, y acordamos reunirnos de nuevo en 2010. En las conversaciones de 2009, los EEUU se comprometieron especialmente a dejar en claro su deseo de establecer líneas directas de comunicación sobre transferencias de tecnología, controles de exportación e intercambios relacionados con la ciencia y la tecnología, y creo que hemos avanzado. Finalmente, estamos en la etapa final de revisión y actualización de una nueva estrategia de defensa del Hemisferio Occidental de los EEUU, que esperamos sea útil no solo para la política de defensa, sino también para el proceso interinstitucional.

MEA: ¿Dónde encaja el tema de los derechos humanos en su estrategia?

Frank Mora: Hay un elemento importante de los derechos humanos en nuestra estrategia. El discurso del Secretario de Defensa en Halifax, Canadá, su primer discurso en el Hemisferio Occidental bajo la administración de Obama, subrayó los derechos humanos, y no solo porque es moral y social - lo cual es indiscutiblemente - sino también porque es una fuente de legitimidad para instituciones y para democracias. No se puede separar los derechos humanos de la seguridad. Colombia lo demuestra muy bien. Fue en el discurso del Secretario, va a ser parte de la estrategia, y verá esos enlaces; es algo que esta Administración está enfatizando en su enfoque del Hemisferio y algo que el Subsecretario Paul Stockton y yo somos particularmente apasionado.

MEA: Los informes en los medios en los últimos meses se han centrado en las tensiones entre Ecuador y Venezuela, por un lado, y Colombia, por el otro. ¿Cómo ve que se desarrollan esos problemas y hay un papel para que Estados Unidos y sus aliados en la región jueguen para ayudar a reducir las tensiones?

Frank Mora: Creo que los ecuatorianos y los colombianos están en camino de generar confianza, tanto a nivel gubernamental como militar. Ya han restablecido a los embajadores, hay más cooperación en la frontera y han restablecido la estructura en la que los militares colombianos y ecuatorianos comparten información sobre lo que sucede a lo largo de la frontera. Todo eso es muy positivo y alentador.

MEA: ¿Qué pasa con el otro conflicto potencial, con Venezuela?

Frank Mora: Nuestra sugerencia a Colombia es que se haga lo mismo con Venezuela que con Ecuador, que una serie de conversaciones, negociaciones, medidas de fomento de la confianza, intercambio de información para tratar el tema del tráfico de drogas en la frontera y con la guerrilla que están cerca de la frontera se persiguen. Una pregunta clave es cómo evitar que estos problemas se conviertan en problemas bilaterales. Y no me refiero solo a lo que Estados Unidos puede hacer, sino también a lo que pueden hacer las instituciones multilaterales importantes como la OEA, la Junta Interamericana de Defensa y otros. Estos organismos aumentan la comprensión y, por lo tanto, pueden jugar un papel fundamental al tratar de mitigar y atenuar las tensiones entre estos dos países. Colombia ha demostrado claramente que comprende esto, ha mostrado una voluntad de comprometerse bilateral y multilateralmente para resolver este problema, incluida la solicitud de mediación internacional. Yo alentaría a Venezuela a hacer lo mismo.

La retórica confrontativa simplemente no ayuda.

MEA: También parece haber renovados llamamientos en la región para una nueva política de los EEUU con respecto al narcotráfico en el hemisferio. Un libro publicado recientemente en México por dos importantes asesores del ex presidente Vicente Fox sugiere que la amenaza del narcotráfico es exagerada. ¿Cuál es su punto de vista?

Frank Mora: No he leído el libro, así que no sé cuál es el argumento, pero superficialmente no estoy de acuerdo con el argumento de que el narcotráfico es exagerado, que no es realmente una amenaza. Es una amenaza Ahora bien, puede haber desacuerdos sobre cómo enfrentar esta amenaza, pero argumentar que es exagerada es superada, creo, por los hechos sobre el terreno en México y la historia que hemos visto en Colombia. En pocas palabras, el tráfico de drogas es una fuerza poderosamente desestabilizadora en varios países de la región.

MEA: En ese sentido, ¿qué lecciones cree que podría aprenderse de Colombia que podrían ser particularmente aplicables en México?

Frank Mora: Que las instituciones importan, que el compromiso y la voluntad política -no solo por parte de los líderes políticos, sino también de las naciones y las sociedades como un todo- son importantes. Siempre soy reacio a decir qué podemos duplicar de Colombia en México porque la naturaleza de los desafíos que enfrentan estos dos países es diferente en muchos sentidos. Sin embargo, una lección amplia que se puede aprender es que al fortalecer las instituciones, al mejorar la legitimidad de las instituciones democráticas -las fuerzas policiales, por ejemplo- al demostrar un liderazgo político fuerte como el que han mostrado el presidente Uribe y ahora el presidente Calderón, se puede avanzar . Y esa es la lección más importante que se puede extraer de Colombia, no solo para México, sino también para otros países.

MEA: Dada la naturaleza no tradicional de las nuevas amenazas a la seguridad, ¿en qué medida cree que las fuerzas armadas de la región y, en particular, de Centroamérica están preparadas para enfrentarlas, y qué puede o quiere hacer Estados Unidos? mejorar esas capacidades?

Frank Mora: Creo que los militares de la región estarían de acuerdo en que sería más apropiado que las fuerzas policiales tomaran la delantera en el tratamiento de estas amenazas organizadas de delincuencia transnacional. La realidad es que las fuerzas policiales, en diversos grados, aún no están a la altura de la tarea y, como resultado, se ha pedido a los militares, especialmente en América Central y México, que llenen el vacío. Es la institución de último recurso para hacer frente a lo que esencialmente es un problema de aplicación de la ley, pero que ha evolucionado constantemente en una amenaza a la seguridad nacional. Entonces los militares han sido llamados para enfrentar la inseguridad en la región. La esperanza es que mientras los militares participen en este esfuerzo, nosotros y por "nosotros" nos referimos al gobierno de los EEUU, no al Departamento de Defensa, puede ayudar a desarrollar capacidades para profesionalizar a las fuerzas policiales en estos países. Es igualmente importante que esta capacitación se lleve a cabo con otros socios de dentro y fuera de la región, como la capacitación que Colombia y Canadá brindan por separado en México. El papel de los militares no es actuar como una fuerza de aplicación de la ley, pero la desafortunada realidad es que se les ha pedido que se ocupen de este problema de manera interina en varios países. Cuando se les pide hacer un trabajo que muchos de ellos no quieren hacer, que es hacer cumplir la ley, como en El Salvador y Guatemala, han intentado hacerlo lo mejor que pueden. Mientras tanto, le corresponde a la comunidad internacional apoyar a las fuerzas policiales de Centroamérica y México para asegurar su éxito futuro cuando los militares inevitablemente retrocedan de las responsabilidades de la aplicación de la ley.

MEA: ¿Podrían los militares de la región mejorar en términos de sus capacidades y su profesionalismo?

Frank Mora: Claro, una de las prioridades que expuse cuando vine aquí es alentar las alianzas bilaterales regionales para abordar las lagunas - las brechas en el dominio del aire, las brechas en el dominio marítimo - que existen en América Central. Desde la perspectiva del Departamento de Defensa, nuestro objetivo es hacer lo que podamos para ayudar a otros a abordar estos vacíos de dominio, donde los militares no tienen las capacidades o los recursos para responder a ellos.

MEA: A medida que la Administración avanza, hay indicios de una mayor apreciación de los Estados Unidos por el papel que desempeña Canadá...

Frank Mora: En noviembre, el Ministro de Defensa y el Secretario Gates se encontraron en Halifax para un encuentro individual. Fue, creo, la primera vez que hubo una reunión en la cual los dos se reunieron con el único y específico propósito de hablar sobre asuntos del continente y el hemisferio occidental. Entonces, una de las relaciones que creo que hemos intensificado es la de Canadá porque ahora estamos trabajando juntos no solo en cuestiones relacionadas con Afganistán, sino también explorando constantemente la cooperación en el Hemisferio Occidental. Todo es bastante sin precedentes y muy alentador.

MEA: Algunos han criticado a la Administración de Obama por ser demasiado una continuación de la administración anterior, mientras que otros dicen que sus temores se han realizado y que el actual Jefe Ejecutivo está haciendo demasiados cambios en la política de los EEUU en la región. ¿Cuál es su punto de vista sobre lo que está sucediendo en términos de los esfuerzos del Departamento de Defensa en el hemisferio?

Frank Mora: Rechazo la premisa de la crítica. Durante su campaña y administración, el presidente Obama se pronunció sobre su enfoque de la política; él quiere las mejores y más apropiadas recetas de pólizas, sin importar dónde se originan esas recetas. En pocas palabras, este presidente valora el pragmatismo sobre el partidismo. Hay áreas de continuidad y áreas de cambio en la política latinoamericana porque eso es lo mejor para nuestra política regional. Por ejemplo, la Administración anterior priorizó e invirtió en la creación de capacidad de asociación en la región. La capacidad de asociación es de suma importancia y algo en lo que vamos a seguir trabajando mucho porque es lo correcto. Lo incorrecto sería alejarse de esta política simplemente porque fue defendida por una administración diferente.

Dicho esto, es simplemente inexacto afirmar que no ha habido un cambio significativo en la política de EEUU en la región. Ya mencioné el enfoque y el tono del Presidente en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, y el énfasis que estamos poniendo en los derechos humanos a medida que desarrollamos nuestra estrategia. También podemos hablar de cambios de política en ciertos países. Sobre Cuba, hizo promesas durante la campaña y cumplió esas promesas al reducir las restricciones a los viajes y las remesas. Otro cambio claro es insistir en mantener o expandir nuestras relaciones militares con Ecuador y Bolivia. El Presidente dijo que es posible que tengamos desacuerdos con los países, pero mientras existan problemas que podamos resolver juntos, ampliaremos la mano. Entonces, el Departamento de Estado ha tomado la delantera en tratar de hacer eso con Bolivia, estableciendo un nuevo marco estratégico para restablecer nuestras relaciones con ese país. Por supuesto, el Departamento de Defensa tiene una parte de eso. Por lo tanto, queremos mantener y tal vez fortalecer los contactos militares con los militares, incluso con países donde pueden existir desacuerdos políticos. Como dice el Presidente, la naturaleza de las complejas amenazas transnacionales que enfrentamos requiere no solo un esfuerzo multilateral desde un punto de vista institucional, sino también una respuesta multinacional independientemente de nuestros desacuerdos.

De hecho, estamos expandiendo el número de países que participan en grupos de trabajo bilaterales con nosotros, lo que es consistente con el enfoque del Presidente en el compromiso, tender la mano y hacerlo en un contexto donde no hay socios senior y junior. También nos hemos comprometido a trabajar dentro y apoyar a las numerosas instituciones multilaterales como la OEA, RSS, CFAC y UNASUR que existen en el Hemisferio porque creemos que estas instituciones son vitales para la seguridad y la prosperidad de la región. Estamos comprometidos, estamos comprometidos y avanzamos en foros bilaterales y multilaterales para enfrentar mejor los desafíos comunes que enfrentamos como hemisferio.